Experience URS

 

 

EXPLORACIÓN SIN LÍMITES

 

¿Qué pasaría si hubiera una bicicleta de gravel diseñada no solo para competir, sino también para la aventura, que fuera tan rápida como cómoda, que pudiera abordar casi cualquier terreno que le señalaras? ¿Qué pasaría si hubiera una bicicleta que te permitiera montar completamente sin restricciones? Bueno, la hay, y se llama URS. Mientras desarrollamos la URS, le dimos a tres ciclistas muy diferentes un prototipo de la URS para descubrir el potencial de la bicicleta. Estas son sus historias.

Serena

La épica

Desde que tiene constancia de ello, la bicicleta siempre ha sido parte de su vida. “Recuerdo haber visto a Pantani en el Giro”, nos cuenta, pero el camino de Il Pirata nunca la atrajo personalmente. Para Serena, las bicicletas siempre han sido mucho más que máquinas para correr por las carreteras. Primero –y siempre–, montar para pasarlo bien. Y más tarde como la mejor forma de transporte en Nueva York; para tomar parte en carreras de bicicleta de montaña; y ahora recorriendo la Toscana con la URS como un medio para el autodescubrimiento.

 “Aquí tenemos un poco de cada tipo de paisaje. Mi recorrido preferido son las anchas y rápidas pistas blancas, en las que puedes relajarte, ir deprisa, recorrer terreno y no tienes que preocuparte por dónde metes la rueda.” Escalar también figura en su lista de prioridades, una acción que se ha tornado mucho más llevadera desde que monta en la URS. “Es tan suave y ágil que puedo atacar las subidas. La relación de la transmisión, su posición y su ajuste me permiten ir más rápido que nunca”. Alcanzar la cima más rápidamente permite que Serena tenga más tiempo para otro de sus pasatiempos preferidos: admirar el horizonte.

“Pedalear es un gran ejercicio para la mente. No es ninguna sorpresa que la gente acabe sintiendo adicción.”

Isabel

La corredora

Isabel Tambach, ex campeona holandesa de ciclismo en pista en categoría júnior, no es una ciclista estándar.

Ella es una de esas raras ciclistas capaces de montar rápido en cualquier bicicleta. Desde revirados critériums a duras carreras de toda una jornada, pasando por las tablas de madera y la arena profunda de la playa, esta as de 19 años se ha pasado la mitad de su vida aprendiendo cómo encontrar las líneas más rápidas en cualquier tipo de terreno.

Todo empezó con el mar de rosa. A los 10 años, Tambach quedó fascinada por el inicio en Ámsterdam del Giro de Italia 2010. En solo 18 meses, pasó de competir en un club local a convertirse en campeona de su país. En 2017 se proclamó doble campeona nacional de ciclismo en pista en categoría júnior. Sin embargo, esa ola de éxito iba acompañada de mucha presión para rendir. Su entrenamiento aumentó y le llegó una invitación para unirse al equipo nacional. Las crecientes demandas académicas y sociales inevitablemente se cobraron peajes adicionales. Las cosas tenían que cambiar.

Y puesto que su amor por el gravel ha revitalizado su carrera ciclista, es muy consciente de la necesidad de no cometer excesos. “Es asombroso. Puedo hacer sesiones de entrenamiento en gravel, lo cual también me mantiene mentalmente fresca.”

El rendimiento y el progreso son fundamentales en la mentalidad de Tambach, y fue lo que la hizo querer poner a prueba la URS. Tras escuchar opiniones sobre el manejo directo de la URS, se fue a un circuito local de senderos con curvas cerradas y arena suelta. “La URS y yo tuvimos muy buena suerte. Jamás había montado tan rápido en esa parte. Podía tumbar en las curvas y en una de ellas la bicicleta corrigió la trazada tras una inesperada raíz resbaladiza”.

Maxime

El aventurero

Maxime es un hombre de distancias. Un profesor, un bikepacker y un contador de historias.

Sus historias de aventuras te hacen querer montar inmediatamente en tu bicicleta tan lejos y tan valientemente como él. Sus logros son impresionantes: finisher en la Transcontinental y tercero en los 2200 km de la French Divide. Sin embargo, para él todo se resume a viajar ligero, explorar y compartir momentos con amigos.

Sorprende, sin embargo, que el aventurero viva en la ciudad. Lo hace por fines prácticos –para trabajar y viajar–, pues resulta el mejor plan para su estilo de vida. “Cuando estoy pedaleando quiero estar en las montañas y lejos del tráfico. Los trenes me llevan allí. Conozco bien mi cuerpo. Sé cuánto necesito comer y beber y que puedo dormir en cualquier parte”. Su primer viaje en solitario con la URS fue desde Burdeos hasta la sede de BMC en Grenchen, al norte de Suiza, simplemente porque “me pareció lo correcto”.

Gracias a la experiencia, ha perfeccionado su montaje: portabidones en la horquilla (para evitar salpicaduras de suciedad), una bolsa de cuadro completo y una potente luz, de solo 70 gramos, montada en el manillar de la URS. “Incluso a plena carga, puedo rodar en la URS sin manos. Pero he reducido el peso máximo a 14,5 kg incluyendo las bolsas cargadas”, comenta. “La geometría es muy adecuada para un uso todoterreno; me gusta la potencia corta y el relajado ángulo de dirección. Cuando vas rápido, parece ir sobre raíles.”

Las aventuras pueden ser un trabajo duro. Pero eso es la mitad de la magia.

RIDE UNRESTRICTED

Descubrir URS