Disfruta Tu Desafío

Yanick Binz monta en bicicleta por una razón: le encanta la acción.

Para este adicto a las dos ruedas de 16 años, el ciclismo de montaña es más que una potencial carrera futura.
Röti, Balmberg, Weissenstein, los nombres de los picos de las montañas con vistas a Soleura salen de los labios de Yanick. Su alta figura se extiende para señalar un pico detrás de un tejado. “Ahí es donde montaremos más tarde”, dice. Se ilumina visiblemente cuando habla de los senderos de su casa, donde se exprime a sí mismo y a su Twostroke al límite. “Luego bajaremos por el ‘sendero tropical’ y cortaremos por la ‘madera de mi abuelo’. Es una ruta de unas dos horas”. Dada su edad, su conocimiento de la topografía local es impresionante.

Pero cuando cuentas el número de años que Yanick ha estado sobre dos ruedas, entiendes que las bicicletas forman parte de su sangre. De niño imitaba a su padre, un ávido motociclista de enduro, corriendo por el jardín: saltando, acelerando y derrapando. Su primera toma de contacto con el mountain bike tuvo lugar en los Solothurn Bike Days. Tenía 4 años, llevaba un casco de moto e imitaba el sonido de una moto en su bicicleta. Estaba enganchado, al igual que sus padres.

Desde entonces, el ciclismo de montaña se ha convertido en un estilo de vida para toda la familia. “Hay mucha frescura en esta comunidad”, comenta su padre. Ahora Yanick se enfrenta al siguiente reto, su último año con sub-17 antes de competir como junior. Ahí es donde entra en juego la Twostroke, una bicicleta fiable para afrontar la Serie Nacional, el Campeonato de Europa, y para entrenar duro, día tras día. Casi se disculpa por no tener un potenciómetro, pero razona: “Si lo tuviera todo ahora, ¿en qué estaría trabajando?”

Mientras espera para empezar el entrenamiento en su escuela deportiva de élite, la Sports Academy Solothurn, hace otro caballito. Hay una competencia lúdica entre los adolescentes. El entrenador, Roland Richner, observa atentamente y da su opinión cuando es necesario. El circuito arbolado, con subidas empinadas repletas de raíces y descensos con más raíces todavía, es ideal para el Team Relay. A sus 16 años, Yanick es el más fuerte, pero los más jóvenes siguen su rueda. Claramente no es el único con los ojos puestos en el Equipo Nacional.

Después de la escuela, su madre ya no lo lleva a la montaña; su papel actual es el de explorar senderos cuando sale de excursión. El automotivado Yanick es independiente y monta con facilidad. Ha pasado mucho tiempo desde que se divirtiera en el jardín con una bicicleta abandonada. “Todavía me encanta jugar”, dice, mostrando su característica sonrisa. “Me encanta todo: los senderos técnicos, los descensos, los adelantamientos, las raíces húmedas”. Su Twostroke se mueve como una extensión de sí mismo, meneándose instintivamente con él. “Es como una bicicleta para saltar, pero muy capaz”, grita, antes de afrontar un conjunto de dobles con total control para luego inclinarse con fuerza sobre el manillar para enfrentarse a una subida rota.

Hay momentos en los que al hablar con Yanick sientes el enfoque de un futuro profesional, una actitud heredada de su longevo entrenador. Sin embargo, en otras ocasiones, después de atacar un sendero complicado o de ver vídeos de Instagram, su entusiasmo se dispara y ves al niño que imitaba el ruido de la moto.
¿Todavía ahora acelera el motor de forma audible? Eso queda entre él y su Twostroke.

Claudia Egginger será la primera en decirte que es competitiva.

Ella lo admite de una manera práctica, sin evidencia de ego o de arrogancia. El hecho de que le guste esforzarse es un rasgo de su carácter que abarca su trabajo y su tiempo libre, la mayor parte del cual lo pasa montando en bicicletas de montaña de cross-country. También confirmará que no es una persona madrugadora, a menos que haya una aventura esperando. Afortunadamente para Claudia, de 34 años, desde que empezó a montar en bicicleta de montaña hace seis años, la vida no es poca aventura.

Tras un período como fiel seguidora y espectadora de carreras ciclistas, esta licenciada en Ciencias del Deporte deseaba una porción de acción: “Quería experimentar esa sensación de satisfacción que veía recibir en otros al terminar una carrera desafiante”. Inmediatamente se enganchó, prefiriendo el mountain bike al running, donde se sentía restringida al mismo circuito de 10 km. “Incluso si ya has visitado una montaña en teleférico, es mucho más intenso subir allí en una MTB. Mi resistencia no era muy buena al principio, así que no llegué tan lejos. Pero ahora que estoy más en forma, mi vida entera ha cambiado”.

Esto no es quedarse corto. Las bicicletas juegan un papel importante en la vida de Claudia, tanto en lo profesional como en lo personal. De hecho, la mayoría de su círculo social se reúne en bicicleta, explica con una sonrisa. En los fines de semana, los bike parks, los maratones de MTB y las salidas en carretera tienen un lugar destacado, pero es la Twostroke la que más recientemente le ha acelerado el corazón.

“Es irreal”, explica la ambiciosa corredora, “me sorprendió mucho cuando vi mi Strava después de montar por mi sendero favorito con la Twostroke; conseguí mejores tiempos tanto en subida como en bajada”. Claudia sostiene su móvil para mostrar la prueba. “Nunca hubiera esperado un récord personal es ese descenso sin una tija telescópica, pero me sentí realmente segura. La geometría es tan equilibrada que puedo encontrar una línea en cada sendero sin tener miedo de perder el agarre”. Y como para probar este hecho, gira a la izquierda en la subida de grava y negocia el húmedo y empinado descenso con delicadeza. Al vivir a las afueras de Salzburgo, Claudia tiene acceso inmediato a montañas de todo tipo, con una enciclopedia de rutas memorizadas y seleccionadas según los compromisos laborales y el clima.

Dada la cantidad de entrenamiento que realiza Claudia, no es sorprendente que se sienta tan a gusto en bicicleta. “Me gusta tener objetivos”, revela modestamente. Se suponía que 2020 sería el año del Salzkammergut Trophy, una de las carreras de MTB más extremas de Europa, con 220 km y 7000 metros de desnivel positivo. Una carrera en la que incluso terminar es una batalla. “Como mujer, eres una heroína por superar el límite de 16 horas. Ese número negro en tu manillar significa mucho”. Ella ha hecho sus deberes, sopesando las opciones de bicicleta y razonando que el bajo peso y las capacidades de la Twostroke la hacen perfectamente adecuada para un evento de este tipo: “Los maratones se están volviendo más técnicos a medida que las bicicletas se vuelven más capaces, por lo que tener 1 kilo menos es una gran ventaja”.

Justo después de romper la hilera de árboles, Claudia se da cuenta de que es hora de volver. Las salidas en el almuerzo no pueden durar mucho tiempo.
Sintiéndose renovada con las endorfinas que ahora corren por sus venas, se apresura a bajar hacia Salzburgo, y a la realidad. “¡Eso es todo por hoy!”, grita alegremente. “Todo lo que necesito es una pequeña colina para el almuerzo y ya soy feliz”.

 

Disfruta Tu Desafío

Twostroke